6 ideas para promover la inclusión dentro de tu emprendimiento

Recuerdo la hora de educación física del colegio primario. La profesora, con muy poca pedagogía y sentido de la empatía decía: “fulanita y menganita elijan los equipos” y las chicas empezaban a elegir.

Por supuesto las “atletas destacadas”, o simplemente las más populares, encontraban su lugar en el equipo primero. La fila de postulantes iba decreciendo, quedando por último, la más rellenita del grupo – se asumía que por ser menos estilizada era menos hábil-. Esa asunción era un PREJUICIO con P mayúscula.

Siempre agradecí no ser esa “última nena”, porque sentía mucho dolor e incomodidad en ese momento. Nunca supe si a los demás les pasaba lo mismo. Nunca dije nada.

Yo no era ni por asomo de las mejores atletas ni estudiantes, por ende tampoco me tocaba armar el equipo, pero sí era lo “suficientemente promedio” para no quedar como última opción.

Ahí estaba yo, con unos 10 años, viendo cómo se ejercía una discriminación horrible que hería sentimientos, generaba complejos y dañaba autoestimas. Y nadie hacía nada, ni siquiera yo.

¿Por qué? Porque ser “promedio” es muy cómodo. Pasamos desapercibidos. Nadie nos premia pero nadie nos humilla.

Creo que muchos de nosotros crecimos en una sociedad en la que nos enseñaron a “elegir a quienes se ajustan a la norma” sin pensar en el potencial de formar un equipo que funciona por el “simple” hecho que sus integrantes dan lo mejor de sí mismos. 

Porque elegir a los “promedio” es más fácil y nos asegura un camino rápido sin necesidad de aprender, de apoyar, de acompañar. 

¿Por qué les cuento esta historia? Porque hoy, 01 de Marzo, se celebra el “Día internacional contra a discriminación”, y decidí escribir este post porque es probable que algunos de esos niños que elegían “quién si y quien no” basados en un prejuicio, dirijan hoy sus empresas o equipos basados en los mismos criterios que hace 30 años. Y hoy si quisiera hacer algo al respecto.

Estoy convencida de que, como emprendedores, empresarios, profesionales – y personalmente como comunicadora- tenemos un rol fundamental en la promoción de valores que aporten bienestar a nuestra sociedad, como son la inclusión, la diversidad y la eliminación de todo tipo de discriminación. Para ello, se me ocurrió escribir algunas ideas para impulsar la diversidad desde tu emprendimiento u organización con acciones simples y accesibles, aunque tu proyecto recién comience.

No hay texto alternativo para esta imagen

1. Formá un equipo diverso

La diversidad enriquece los procesos creativos y productivos con diferentes puntos de vista y experiencias. Por ello, a la hora de integrar a un miembro a nuestro equipo, abramos la posibilidad a todas las personas interesadas y seamos explícitos respecto a ello en nuestras búsquedas de personal ¿Cómo hacerlo? Van algunas ideas:

-Dedicá un párrafo a informar sobre las políticas de diversidad de la empresa, sus valores y su propósito, donde todos los interesados sientan que es un lugar tolerante, innovador y abierto a la pluralidad.

-Evitá palabras extremas como “competitivo, ágil, líder” y reemplazarlas por cualidades más neutras y realistas como “una persona motivada, con espíritu de superación, dispuesta a adaptarse al cambio, con ganas de crecer, que disfrute de trabajar en equipo…”.

-Expresar solo los requisitos imprescindibles, como capacitación o idiomas. Si somos demasiado específicos, estamos cerrando puertas a muchas personas que tal vez podrían desempeñarse muy bien en el puesto gracias a su predisposición a aprender y capacidad de adaptación.

Según la revista Forbes, un estudio de la empresa Hewlett-Packard concluyó que los hombres se postulan a un puesto laboral si creen que cuentan con el 60% de las habilidades requeridas, mientras que las mujeres solo se sienten seguras de postularse si cuentan con el 100%. Para evitar esto, procurá describir con claridad qué habilidades son indispensables y cuáles son “ valoradas”.

Según la revista Forbes, un estudio de la empresa Hewlett-Packard concluyó que los hombres se postulan a un puesto laboral si creen que cuentan con el 60% de las habilidades requeridas, mientras que las mujeres solo se sienten seguras de postularse si cuentan con el 100%.

-Sé breve, claro y evitá palabras en otros idiomas. Me resulta exasperante cuando leo: “se busca Product Design Manager Asistant ..and Master of the Univers” ¡basta de palabras raras! Ese tipo de “nomenclatura” puede desalentar a muchas personas a presentarse a la vacante. Tratá de expresarte con claridad respecto a lo que se espera del candidato/a y lo que el/ella puede esperar de la empresa. Evitá usar términos demasiado complejos y hacer textos muy largos que pueden desalentar a personas con algún trastorno del aprendizaje, como la dislexia.

-También podés consultar diferentes entidades que se dedican a la inclusión laboral de colectivos vulnerables -en Argentina- como @asdra_sindromededown o @contratatrans (son las que se me vienen a la mente, debe haber muchas más).

2. Elegí una cadena de valor con valores

Es fundamental que todos los stakeholders -proveedores, distribuidores, colaboradores, asociados, clientes, empleados, etc- estén alineados con nuestros valores y políticas de inclusión.

Por ello, a la hora de elegir con quienes trabajar, un criterio importante es buscar empresas que valoren la diversidad y manifiesten una cultura de la no discriminación. 

3. Educá y capacitá a los stakeholders

Como emprendedores y empresarios, es muy importante educar a todos los stakeholders respecto de la importancia de incluir políticas de tolerancia, diversidad y respeto, y motivarlos a implementarlas.

A través de talleres, charlas, eventos, newsletters y manifiestos, podemos promover la inclusión dentro de toda la cadena de valor, transmitiendo los valores de la marca para invitar a todos los involucrados a trabajar bajo una perspectiva común. En lo que respecta a los miembros de tu equipo, es fundamental que cada nuevo miembro conozca y comparta la visión y los valores de la empresa al momento de su incorporación.

4. Abrí espacios de diálogo y contención

De nada sirve tener un equipo diverso si algún miembro no se siente cómodo e integrado.

Por ejemplo, podemos contratar una persona trans para apoyar al colectivo y promover la diversidad de género, pero si esa persona no es bien recibida en el baño del género con el que se identifica, no se sentirá cómoda en su lugar de trabajo.

Por ello, es muy importante crear vías de comunicación a través de las cuales las personas puedan expresar sus experiencias dentro de la empresa y pedir apoyo. Consultar a los miembros del equipo, hacer encuestas anónimas y escuchar abiertamente sin prejuzgar son medidas que pueden brindar contención y generar un mejor clima de trabajo. 

5. Motivá y predicá con el ejemplo

No podemos esperar que todos los grupos que nos rodean piensen y actúen como nosotros. Lo que sí podemos es motivar e inspirar a nuestros stakeholders, por ejemplo, invitandolos a co-crear campañas en pro de la diversidad, invitarlos a apoyar ONGs que brindan apoyo a minorías u ofrecer beneficios a quienes trabajan desde una perspectiva de igualdad. Apoyar y dar reconocimiento a nuestros colaboradores también es una buena forma de promover el cambio.

6. Comunicá e inspirá

Como siempre digo, no hay nada de malo en comunicar nuestras buenas prácticas. No tiene que ver con hacer alarde, sino con INSPIRAR. Estoy convencida que comunicar nuestro impacto positivo no es pedantería, es mostrar que existe una mejor forma de hacer las cosas, es COMPARTIR cómo hacerlo y es MOTIVAR a las nuevas generaciones para que nuestras “formas” sean una nueva normalidad.

Las redes sociales y el sitio web de nuestro emprendimientos son los lugares ideales para transmitir valores, y si trabajamos bajo una perspectiva de igualdad, es imprescindible contarlo de forma clara, transparente y creíble.

Espero que estas ideas les resulten inspiradoras. La realidad es que existen muchas razones para trabajar desde la diversidad que tienen que ver con el posicionamiento de marca, la innovación, el engagement, el compromiso de nuestros colaboradores, etc. Personalmente, creo que la razón más importante para hacerlo es dar un paso más en la construcción de un mundo más justo y tolerante.

¿Crees que se me olvido algo? ¿Tenés más ideas para hacer este post más rico? Te leemos aquí👇

Loris.🤜 🤛

Leave A Comment